Seleccionar página

“Aprendiendo a ser padre”

Erik es un simple trabajador de 30 años con una vida rutinaria y expectativas sencillas. Empleos esporádicos y salidas con amigos configuran su existencia diaria. Un día, Moonika, una reciente ex novia, le informa que tuvo una hija,- que también es suya-, y que no se siente lista para criarla. Ante la posibilidad certera de que la joven ponga en adopción a la recién nacida, el hombre decide quedarse con la niña, e intentar darle una crianza, transformando su propio andar en el proceso.

 

El film de Liina Triskina-Vanhatalo, que fue el largometraje de Estonia seleccionado para competir en los últimos Oscar, nos trae una historia a priori sencilla, pero que conlleva varios significados.

 

Aquí se vislumbra la maduración forzosa de un sujeto que no tiene demasiadas aspiraciones a largo plazo, y que verá como su vida cambia de un momento a otro. El individuo ofrecerá resistencia a la situación y buscará la clásica ayuda externa de sus propios padres, sintiendo esa mezcla de reproche, fin de adolescencia eterna y dudas en llevar a cabo sus nuevas responsabilidades.

 

Pero el amor por esa nueva hijita y su posterior evolución como persona lo harán reflexionar en pos de reorganizar su rutina y tratar de brindarle la mejor instrucción a su descendiente. La desesperación no estará exenta en el personaje, que no siempre sabrá como actuar y que la estabilidad interna será clave para la tranquilidad y el futuro de ambos. El egoísmo de una madre ausente tampoco asiste al caso, ya que Moonika nunca sintió esa llamada maternal interna y no muestra evidencias de haber cambiado, menos cuando le convenga, claro está.

 

Los planos son algo parsimoniosos, pero sin caer en enfoques fijos demasiado extensos. Hay un tiempo para la pausa y para la contemplación de las situaciones, en donde vemos como cada uno de los presentes meditará sus circunstancias actuales.

 

Reimo Sagor interpreta correctamente a Erik, el protagonista principal, en Liiss Lass es Moonika, Epp Eespäev y Egon Nuter son Evi y Mati, los padres de él en tanto que Viire Valdma es Imbi, la madre de la chica. Nora Altrov y Emily Viikman, son las versiones de bebe y niña respectivas de Mai, la hija de Erik y Moonika. Completan el elenco Adeele Sepp, Andres Mähar, Eva Koldits e Indrek Ojari.

 

Otro día rutinario, otra noche en el bar. Una situación inesperada y la mirada de una recién nacida propia cambiaron la existencia de un hombre que dejó de rodear en círculos, para comenzar a vivir la verdadera vida.

 

Puntaje: 7,5 de 10

 

Guillermo Bruno