Seleccionar página

“La única salida es enfrentarse a uno mismo”

Bernadette es una neurótica arquitecta desempleada. Sus obsesiones y nerviosismos la suelen llevar a un estado de irritación constante. Un día, su hija adolescente Bee le propone a ella y a su marido Elgin la posibilidad de realizar un viaje a la Antártida. Ese hecho será el puntapié para que la mujer realice algunas modificaciones en su existencia, con el riesgo latente de verse inundada por sus propios y peculiares rasgos de personalidad.

Este film, dirigido y escrito por Richard Linklater, que escribió el libreto junto con Holly Gent y Vincent Palmo Jr, está basado en la novela homónima de Maria Semple. El guión arranca con algunas sinuosidades, pero se va amoldando a partir de la mitad de la cinta.

El largometraje nos muestra la intrincada vida de la dama, que por momentos parece dejada, agresiva, irónica y sensible con los demás. En algunas secciones de la película se vislumbran algunas escenas de un corte símil documental, en donde se ven imágenes de la susodicha y testimonios de colegas sobre los proyectos y trabajos en los que estuvo involucrado Bernadette, y su posterior desfalco.

Esa frustración de ya no ser también afecta a la protagonista, que usa todo mecanismo de defensa posible para decir que está bien. La preocupación alcanza a Elgin, un programador que parece tener la mirada puesta en otro sitio, pero que la aprecia, y a su hija Bee, que exhibe fuertes sentimientos para ayudar a su progenitora.

El film se presenta a si mismo como una comedia dramática. O tal vez podemos decir, como un drama camuflado en una comedia. Pero como dice el dicho “lo que te da, te quita”. Porque el andar de la trama pierde tiempo en situaciones quizás un tanto exageradas o repetidas en su transcurrir. El intento de agregarle una cierta comicidad a estas circunstancias, sumado a un frenetismo un tanto desmedido por parte del personaje principal y algunos de los secundarios, hace que la producción vaya perdiendo brillo.

Cate Blanchett realiza una notable actuación en su rol como Bernadette. La australiana tiene un don cuando se trata de interpretar roles complejos o perspicaces y este caso no es la excepción. La novel Emma Nelson se mete en la piel de su hija, en tanto que el habitué Billy Crudup es Elgin. Completan el elenco principal Kristen Wiig, James Urbaniak, Judy Greer, Troian Bellisario, Zoë Chao y Laurence Fishburne,- “Morpheus” en “The Matrix”, que personifica el papel de un viejo colega de la protagonista.

Bernadette Fox tenía todo para ser un pilar en su profesión. Ciertas circunstancias la aislaron y la asediaron. Pero el horizonte siempre ofrece nuevas oportunidades a aquellos que pese a haberse desviado un poco del camino prometido, tienen aún una llama interior que los guía.

Puntaje: 7 de 10

Guillermo Bruno