Seleccionar página

“La lluvia y el destino propio”

Gatsby en un joven estudiante de la universidad de Yardley, en New York. Él no se encuentra demasiado conforme allí aunque en dicho lugar conoció a su novia, Ashleigh, originaria de Tucson, que escribe para un diario escolar y tiene la posibilidad de entrevistar a un reconocido director de cine llamado Roland Pollard. Los caminos de ambos eventualmente se bifurcarán en la gran ciudad estadounidense, en donde terminarán encontrando senderos de vida insospechados.

Woody Allen dirigió y escribió este film. El guión está correctamente compuesto, sin ser de los más brillantes en la carrera del cineasta, pero con el plato fuerte guardado para el final.

El ritmo del largometraje es frenético, con escaso tiempo para las pausas. La narración ‘en off’ del protagonista hace recordar a aquella del propio Allen, en una de sus obras maestras: “Annie Hall”, estrenada allá por 1977. El carácter evocativo del director, respecto de su Nueva York se hace notorio una vez más, imprimiéndole su habitual magia particular a la urbe.

Prueba de ello es la hábil cinematografía de su eterno colaborador Vittorio Sturaro, que con su experto toque, le da impronta y luz a la vida de la mencionada ciudad, en sus diversos planos.

El diálogo se presenta como ágil, espontáneo y por momentos sarcástico. Los personajes lanzan muchas referencias culturales y artísticas, otro rasgo típico en la filmografía del director. El ‘problema’ es que tal vez aquí Allen buscó readaptar aquellos viejos diálogos de su época dorada, dándoles un contexto actual que no funciona siempre atinadamente. Además, algunas situaciones parecen un tanto forzadas, más allá de los significados que puedan tener.

La música extradiegética, que se exhibe con tonalidades suaves de jazz, acompaña correctamente a las distintas escenas. Por otra parte, la música diegética se hará presente con notoriedad en un momento clave, en donde uno de los protagonistas usará un recurso sonoro para expresar sus sentimientos.

Las actuaciones son buenas. Timothée Chalamet interpreta a Gatsby Welles y es el narrador del film. Elle Fanning es Ashleigh Enright. La joven actriz, con su impecable sonrisa, por instantes, brilla con luz propia. Liev Schreiber es Roland Pollard y Jude Law su nervioso colaborador Ted Davidoff. Completan el elenco principal, Selena Gomez como Shannon Tyrell, un interés amoroso de Welles, Diego Luna como Francisco Vega, un actor con cierta fama y Cherry Jones como la madre de Gatsby, que tendrá un rol preponderante en las postrimerías de la cinta, donde sacará a relucir toda su experiencia.

Al caer la lluvia en Nueva York, convergerán distintas historias y dos jóvenes, que una vez estuvieron unidos, deberán reencontrarse a si mismos antes de dar el siguiente paso en sus vidas, mientras las gotas incesantes cubren aquella ciudad que jamás descansará.

Puntaje: 7 de 10

Guillermo Bruno