Seleccionar página

“El regreso de la familia Crawley”

“Downton Abbey” fue una de las series británicas más reconocidas, galardonadas y bien logradas de los últimos tiempos. Con una impecable realización, una narración notable, y actuaciones destacadas, la misma fue bandera de la televisión inglesa durante 2010 y 2015, durante 52 capítulos, en los que se contaba las vicisitudes de la familia de la nobleza Crawley, compuesta por el patriarca Robert- el conde de Grantham-, su mujer Cora, y sus tres hijas Mary, Edith y Sybil.

La producción también retrataba acertadamente la vida de los sirvientes de la familia, que convivían con ellos en el piso de abajo. Los mismos están liderados por el intrépido mayordomo Charles Carson y la ama de llaves Elsie Hughes. La serie arranca unos años antes de la Primera Guerra Mundial y a lo largo de sus seis temporadas va retratando además distintos hechos históricos y tecnológicos que van ocurriendo en el mundo.

Este film es la continuación de la mencionada historia. El relato inicia en 1927 y los Crawley reciben una fuerte noticia: el Rey George V y su esposa Mary irán de visita a Downton, por lo que deberán realizar fuertes preparativos para hospedar a la comitiva, que traerá a sus propios sirvientes, por lo que se producirá un conflicto entre los locales y los huéspedes. Además, Robert se entera que dentro de la visita real estará incluida su prima Maud, que tiene una vieja disputa con su madre, la genial Violet Crawley, por lo que el avispero será removido. Por su parte, el yerno de la familia, Tom Branson, de fuertes raíces irlandesas, recibirá una sospechosa visita de un hombre misterioso.

Julian Fellows, el creador de la serie, escribió y produjo este largometraje, que está dirigido por Michael Engler, que en su momento dirigió algunos capítulos. El libreto es progresivo y pulcro, aunque la narración va tomando fuerza en el segundo acto.

La ambientación está bellamente filmada, con los detalles de exteriores e interiores finamente cuidados, sin dejar nada librado al azar. La fina música acompaña constantemente las distintas escenas, cambiando su tono según la ocasión lo amerite.

Como fue dicho, el clímax narrativo tarda un poco en desarrollarse, principalmente debido a la gran cantidad de sub-tramas que existen, por lo que se produce alguna que otra meseta en el andar del film. No es fácil englobar los caminos de los distintos personajes en 120 minutos, algo, que por cuestiones lógicas, tenía una mayor facilidad en la serie.

Pero, en el momento en el que el círculo comienza a cerrarse es cuando surge la verdadera esencia de “Downton Abbey”, y la cinta saca lo mejor de sí. Las intrigas reales y de familia mas la presencia del rey, la lucha del staff y la ansiedad por servir al monarca y la proliferación de ciertos deseos ocultos, serán algunos de los tópicos que se pondrán en vilo, sin omitir unos atisbos de humor.

Los diálogos son firmes, perspicaces, agudos, sagaces o sarcásticos según la situación, explayados con esa pulcritud característica de la época.

Las actuaciones son todas buenas. Hugh Bonneville interpreta a Robert Crawley y Elizabeth McGovern a su mujer Cora. Michelle Dockery y Laura Carmichael se meten en la piel de sus hijas Mary y Edith respectivamente. Jim Carter es el ceremonioso y experto Carson, en tanto que Phyllis Logan es la sabia Elsie Hughes. Lesley Nicol, Sophie McShera, Brendan Coyle, Michael C.Fox, Joanne Froggatt, Robert James-Collier y Kevin Doyle completan el ‘cast’ del personal del sitio.

La ‘performance’ más destacada es quizás la de la reconocida Maggie Smith como Violet Crawley, la condesa de Grantham y madre de Robert. La rapidez, agudeza, ingenio, picardía y experiencia con la que la intérprete logra dar forma a su personaje hacen que el mismo se destaque en cada una de sus apariciones. El resto del elenco incluye a Imelda Staunton como la prima Maud, Penelope Wilton como Isobel, Allen Leech como Tom Branson, Simon Jones y Geraldine James como el rey George V y Queen Mary respectivamente, a los que se le suman Tuppence Middleton, Stephen Campbell Moore y Kate Phillips en diversos roles.

El castillo de Downton Abbey volvió a abrir sus puertas. a la espera de una visita real. Los preparativos se realizaron contrarreloj, mientras el amanecer de un nuevo día ingresaba por las ventanas de aquella morada en donde los Crawley y sus vivencias habitarán para siempre.

Puntaje: 7,5 de 10

Guillermo Bruno