Seleccionar página

“¿Dónde quedó el amor?”

Nicole y Charlie son un joven matrimonio que al principio parece que solo tienen elogios para decirse uno a otro. Al inicio, ambos van resaltando sus respectivas notables cualidades y todo parece ir viento en popa. Pero la cuestión es, que los susodichos están en proceso de divorciarse. Y en donde alguna vez hubo fuego pasional, el mismo se transformará en un arduo proceso con divergencias poco felices.

Noah Baumbach dirigió y escribió este film. El guión es pulcro y va relatando las ramificaciones ascendentes de una separación que se irá haciendo cada vez más compleja.

La distribución de los planos de las distintas escenas es atinada, ya que se enfocan de manera puntillosa en las acciones de los diversos personajes. Aquí no faltaran ni las emociones fuertes ni las descargas personales ni las viejas evocaciones, ya que todo el proceso conllevará una importante carga emocional de ambos lados.

Nicole, una actriz, le recrimina a su marido, un director de teatro, por su constante egoísmo. El hombre goza de cierto éxito y ella no quiere sentirse como un lejano eslabón más de una larga cadena.

Cuando la situación empeora, aparecen los abogados, que deberían mediar para que las partes lleguen a un acuerdo. Pero como suele ocurrir, la táctica más efectiva según algunos de estos profesionales es la ‘destrucción’ del otro, lo que trae aún más complicaciones.

Una vez que las circunstancias llegan a su punto máximo, las frustraciones y recriminaciones cruzadas fluirán, y serán dichas frases imperdonables que jamás pensaron que podían expresarse. Cuando la cordura finalmente subyace, la enemistad temporal se detendrá y los ojos llenos de ira que hasta hace un instante estaban enfrentados e inundados de cólera, volverán a observarse, aunque sea por un ínfimo momento, con cierta razón y compasión, recordando que alguna vez fueron una pareja feliz y sin entender como arribaron a ese estado.

Por supuesto, los sujetos que siempre quedan en el medio son los niños y aquí vemos al jovencito Henry, que no comprende tampoco demasiado el trasfondo de lo que acontece, y su futuro será una de las pujas clave de la disputa.

Si bien el largometraje es básicamente un drama, también tiene su cuota de humor, si es posible llamarlo así. El mismo funciona más en aquellas situaciones límite, no tanto en las costumbristas, ya que parece un tanto más forzado.

Adam Driver realiza una fuerte interpretación de su personaje Charlie Barber, lo mismo que Scarlett Johansson en su rol como Nicole. Ambos exponen sus fundamentos, deseos, miserias y cuestionamientos, en un proceso que los irá transformando.

Laura Dern es Nora Fanshaw, la pujante abogada de la mujer, que no tiene demasiados escrúpulos. Alan Alda y Ray Liotta interpretan a Bert Spitz y Jay Marotta, los sucesivos letrados de Charlie, el primero, un individuo calmo, conciliador y experimentado, el segundo, un verborrágico que usará todo método para lograr su objetivo. Completan el elenco Azhy Robertson como Henry, Julie Hagerty, Merrit Wever, y el habitúe Wallace Shawn, entre otros.

Una noche, Nicole, Charlie y Henry se acostaron los tres juntos en la cama. El aparente umbral sin retorno ya había sido cruzado, pero durante unos instantes, saborearon ese bien preciado ya casi extinguido de ser una familia feliz.

Puntaje: 7, 5 de 10

Guillermo Bruno