Seleccionar página

“Felicidad y abismo: un puente sin escalas”

Tyler Williams es un joven de 18 años cuya vida parece ir viento en popa. El chico vive con su hermana Emily, su padre Ronald y su madrastra Catherine, en tanto que realiza frecuentes competencias en lucha libre y está de novio. El sujeto suele tener algunos conflictos con su papá, que se exhibe como un hombre chapado a la antigua. Pero, una lesión y una serie de circunstancias particulares llevarán a Tyler hacia senderos muy lejanos de los que seguramente alguna vez imaginó para su vida.

Trey Edward Schults dirige y escribe este film, de un libreto original propio. Si hay algo que no escatima el guión es en el ritmo de situaciones constantes que van aconteciendo, y llevan al protagonista a un camino de destrucción paulatina.

Este último ítem por un lado beneficia a la película pero por otro lado la perjudica. Es difícil discernir la falla exacta de “Waves”, ya sea si radica en lo canónico de los sucesos, -se ha hecho demasiado habitual el desmoronamiento del adolescente en manos de alcohol, drogas…- o en la resolución de los mismos. Sea como sea, lo que es aquí exhibido no es nuevo, y si bien constituye una problemática social, queda la sensación de que se le pudo haber sacado más jugo al conflicto interno de uno de los personajes principales.

Pero, en todo este proceso también hay un acierto. Promediando la mitad de la producción, hay un cambio casi abrupto de protagonista. El mismo se presenta casi también como de forma cíclica, desde el comienzo de una incipiente felicidad hasta un esperado desfalco, que esta vez puede ser mitigado por los antecedentes ya conocidos y la maduración que es impulsada por los ‘golpes’ que sufre el ser humano durante su existencia.

La música, acertadamente compuesta por los expertos Atticus Ross y Trent Reznor, provee la tensión justa en los momentos álgidos del film, en tanto que la cinematografía de Drew Daniels es clave en aquellos instantes en lo que el universo parece ‘detenerse’ ya sea en forma de dicha o desolación.

Kelvin Harrison Jr. interpreta a Tyler Williams y Taylor Russell a su hermana Emily. Sterling K. Brown es el estricto Roland y Renée Elise Goldsberry es Catherine. El requerido Lucas Hedges tiene el rol de Luke y Alexa Demie es Alexis, la novia de Tyler. Completan el elenco Clifton Collins Jr., Vivi Pineda, Neal Huff, Bill Wise y el director y guionista Harmony Korine, quien tiene una breve aparición en el papel de ‘Mr. Stanley’.

Toda vida es cíclica. Es nuestro trabajo ser fuerte ante los momentos negativos y jamás quedar sobrepasados por las circunstancias, ya que siempre hay luz al final del túnel.

Puntaje: 7 de 10

Guillermo Bruno