Seleccionar página

“Pasado, presente, futuro, ¿Principio?”

En un supuesto presente, somos testigos de una frenética operación comando de extracción en Ucrania. Tras la misma, vemos que uno de los operativos, llamado El Protagonista, es convocado con un objetivo claro: Detener una posible Tercera Guerra Mundial. ¿Como lograrlo? Manipulando al tiempo, una acción ingeniosa pero altamente peligrosa.

“Tenet”, es el nuevo film de Christopher Nolan, escrito también por él. El largometraje ha sido la gran apuesta para “salvaguardar” a diversas salas de cine mundiales en un año muy complejo para la industria. Y mal no le ha ido… monetariamente.

El ritmo de la cinta es muy alto y su principal baza son aquellas secuencias en las que El Protagonista y su séquito buscan llevarse el mundo por delante y combatir con sus enemigos más certeros, mientras aguardan no ser cazados en el proceso. Realmente la cinematografía está en un punto alto y seremos testigos de bellas locaciones en la India o Italia, por poner unos ejemplos. Pero una bella fotografía no siempre es suficiente para lograr una gran película…

La trama mezcla tintes de thriller de espionaje con una ciencia ficción bastante técnica y no siempre clara. Allí radica el principal fallo en el libreto de Nolan, en no lograr una historia lo suficientemente armoniosa como para que todas sus partes encajen. El problema es que, una vez que el relato se enmaraña en definiciones extrañas y conspiraciones varias, el espectador va perdiendo el hilo del mismo, y comienza a aguardar por aquellas escenas relajantes que lo saquen no tanto de un sopor en si, sino de un complejo enredo al que nunca accedió.

John David Washington interpreta al personaje principal. Él está acompañado por Robert Pattinson, Elizabeth Debicki y Kenneth Branagh en los roles primarios, que incluyen una breve aparición de Michael Caine. La historia condiciona a los diálogos y a las actuaciones, o tal vez el proceso sea viceversa. Lo cierto es que solamente se destaca algo de Pattinson y esa interpretación casi testimonial y pulcra de Caine, en un film que tiene a un “héroe” no demasiado fuerte y a un villano con numerosos clichés ya demasiado conocidos.

En conclusión, “Tenet” es la perfecta demostración de lo difícil que es el género de la ciencia ficción. En un guión enredado en conceptos técnicos, conspirativos, científicos y hasta biológicos, se desperdicia la gran oportunidad de hablar claramente de la paradoja del tiempo. Aún así, gracias a la experticia de un director que puede dar mucho más, frente a una gran pantalla, logra el objetivo del entretenimiento, en una montaña rusa desbalanceada pero frenética, de 150 minutos.

Puntaje: 6 de 10

Guillermo Bruno