Seleccionar página

“Busca y encontrarás”

En el tumultuoso año 1939 y en Suffolk, Inglaterra, Edith Pretty es una mujer dueña de una grata porción de tierras. Ella está convencida de que notables riquezas pueden estar ocultas debajo de su terreno, por lo que contrata al peculiar y experimentado arqueólogo Basil Brown. Intereses, peligros y fuertes apuestas comenzarán a surgir alrededor de un asunto que será mucho más que una puesta en escena.

El film de Simon Stone, escritor por Moira Buffini, está basado en la novela homónima del escritor John Preston, y se traduce como una curiosa historia verídica. El guión es correcto y se toma su tiempo para explorar los detalles y antecedentes de lo que bien podría convertirse en un hecho histórico.

El drama brota del andar de la película, en donde más allá de los objetivos puntuales, hay también una historia detrás de los personajes principales. La frialdad esporádica de Edith tiene su razón de ser, luego, hay algo en ese hombre misterioso de manos arqueológicas, que por momentos se exhibe como solitario, por momentos muy decidido, que hará que reluzca su sonrisa más sincera. El ritmo del relato es algo parsimonioso, pero es efectivo para generar un clima en un sitio que pronto será testigo, externa y/o internamente de una terrible guerra.

Promediando la mitad del largometraje, hay un cambio de punto de vista que beneficia y perjudica al transcurso del mismo. La presentación de una nueva protagonista, con sus propios conflictos, fundamental para la concreción de una meta máxima, abre en buena hora un novel sendero de posibilidades, pero al mismo tiempo la fuerza narrativa de los primeros compases pierde algo de potencia, propiciado por ese paradigma que se ‘apura’ en cerrar un círculo que de todas formas concluye en un final satisfactorio para todas las partes.

Ralph Fiennes interpreta con gran porte a Basil Brown, en tanto que Carey Mulligan es Edith Pretty. Lily James, de gran presente, se mete en la piel de Peggy Pigott. El elenco incluye a Johnny Flynn, Ben Chaplin, Ken Stott, entre otros.

“The Dig” es una firme construcción de un relato puntual con ramificaciones pintorescas y dramáticas. Lejos estará de cualquier lista de films destacados, pero una historia concisa, con tintes reales, siempre es bienvenida.

Puntaje: 7 de 10

Guillermo Bruno