Seleccionar página

“¿Desde aquí hacia donde vamos?”

Matt es un hombre en sus cuarenta que se dedica a diseñar apps. De estirpe más bien solitaria, su gran deseo es tener un hijo. Para ello, hace contacto con una joven de 26 años llamada Anna, que trabaja en una cafetería y que oficiará como madre subrogante. Lo que parece iniciarse como una relación formal deriva en un fuerte compañerismo, mientras los dos se dan cuenta de que tal vez sus senderos de vida no han sido tan distintos.

El film dirigido y escrito por Nikole Beckwith, derivado de una idea original de la susodicha, navega en el territorio de la comedia romántica, pese a que su progresión muestra ribetes un tanto originales que lo alejan un poco de lo canónico.

Si bien sus vidas no son exactamente un espejo, tanto Matt como Anna tienen un cierto vacío existencial, que irán llenando a medida que se vayan conociendo. Ambos se darán cuenta de que largar y desmenuzar esas frustraciones internas son el mejor camino para poder dar un paso adelante en sus vidas, que parecen haberse congelado en una rutina cómoda mas no gratificante.

Durante la película no hay un romance ‘per se’. Ello es interesante, ya que el largometraje juega con los dispositivos y amagues del género, sin arribar a la típica concreción definitiva, muchas veces aguardada por el espectador desde el primer minuto.

Los diálogos son dinámicos. Algunos de ellos presentan un uso sarcástico de la palabra, atinado cuando la situación lo requiere. La profundización de la relación entre los dos personajes y los eventuales intercambios sobre el bebe venidero y su propia condición humana son los pilares de la narrativa. El final es una demostración de un objetivo cumplido, la interpretación del futuro quedará en las manos de cada uno.

Ed Helms y Patti Harrison interpretan a Matt y Anna respectivamente, en un elenco que cuenta con otros actores como Rosalind Chao, Tig Notaro o Julio Torres, pero cuya fuerza y presencia radica en los dos protagonistas, que confluyen fluidamente a lo largo de la cinta.

“Together Together” es una apuesta fresca en un género nada sencillo y muy explotado. Su narración natural y su contundente enfoque hacen que sea una grata opción en un universo que siempre se nutrirá más desde la sinceridad y no desde situaciones incongruentes.

Puntaje: 7,5 de 10

Guillermo Bruno