Seleccionar página

Elf: En el amor, como en el humor todo es cuestión de timming 

por Elena Rodríguez

La comedia siempre fue mal vista o subestimada en la historia del cine, tal como ocurre con el género del terror, son categorías que están relegadas o miradas con condescendencia por parte de un sector de la crítica. 

Los Premio Oscar, nunca otorgaron un premio a una película de este estilo o de terror y de esta manera queda oficializada esta segregación. Quizás esta es la razón por la cual tanto la comedia como el género del terror se permiten críticas sociales y políticas y en muchos casos a lo largo de la historia sortearon la censura.

¿De qué se ríe una sociedad? ¿De qué manera incide el contexto social? Si intentamos una definición de humor se puede decir que es un tipo de expresión o postura que exalta el lado cómico o risueño de diversas situaciones. El concepto, de acuerdo a su definición teórica refiere a la vivacidad, al espíritu alegre, al entusiasmo o al genio

Si bien se considera que en muchos casos el humor es universal, las diferencias culturales obviamente inciden en la concepción del humor y hace que la comedia opere de manera diferente un continente a otro, o de un país a otro. La comedia, como género cinematográfico, nace casi al mismo tiempo que a la aparición del cine, y apela a la ridiculización de situaciones como lo que se conoce como slapstick, o comedia física. 

Los hermanos Lumière no sólo fueron pioneros inventando el cinematógrafo, sino que fueron los artífices de la primera comedia de la historia del cine. Se trata de El regador regado (1895) como el primer antecedente de este género.

La comedia cinematográfica intenta provocar la risa de la audiencia y es uno de los géneros más prolíficos y populares. Con el inicio del sonoro cambio la técnica y la realización y empezaron a incluir chistes, juegos de palabras y música.

La comedia se caracteriza por el uso del humor para transformar, exagerar y ridiculizar el drama para situaciones cómicas y generalmente tienen un desenlace feliz. Este género suele usar las equivocaciones y malentendidos para transformarlos en disparates, estas situaciones son conocidas como quid pro quo. A lo largo de la historia y en distintos momentos y continentes se formularon distintos modelos de comedia, la comedia gestual, splastick, la de situación, la comedia negra, la comedia a la italiana, la comedia satírica entre otras y también surgieron figuras icónicas que la representaron como Charles Chaplin, Buster Keaton, Toto, Mario Moreno Cantinflas por citar algunos ejemplos. 

A partir de la década de 50 pasó por un periodo de crisis en el que por entonces senador McCarthy en Estados Unidos comenzó una especie de caza de brujas en busca de comunistas y activistas antiamericanos en el cine.

Muchos actores, guionistas y directores tuvieron que dejar sus empleos y fueron reemplazados por personal menos calificado, lo que provocó una caída en la calidad de los contenidos creativos.  La comedia se volvió liviana y conservadora, un ejemplo es Pijama para dos (Lover Come Back, 1961) con Doris Day y Rock Hudson. Dean Martin y Jerry Lewis también representantes de este periodo. 

 

Un momento clave en lo que se denomina la comedia moderna es la aparición de los Monty Python ​​que fue un grupo británico de seis humoristas que sintetizó en clave de humor la idiosincrasia británica de los años 1960 y 1970, con contenidos originales y creativos.

 

A medida que pasan los años el humor americano se consolida como uno de los dominantes, Peter Sellers como el inspector de la Pantera Rosa queda en el imaginario de muchas generaciones como sinónimo de comedia.

Más en la década de los 80, películas como ¿Dónde está el piloto? (Airplane, 1980) marcan una tendencia de lo que será la comedia actual donde Sam Nielsen se convertirá en el actor estrella.

Pero fue con la aparición de Saturday Night Live, programa de sketch cómicos, sarcásticos y repleto de burlas al establishment estadounidense, que se revolucionó la pantalla chica. Se convertiría en un hito para la comedia, tanto como semillero de nuevas figuras y se empezó a vislumbrar una nueva forma de explorar la comedia.

El desparpajo, los chistes grotescos, lo soez y una crítica social a través del absurdo se constituyeron en lo que se conocerá luego como la Nueva Comedia Americana.

Con un humor heredero de los Monty Python y de Saturday Night Live, comenzó una nueva manera de contar la comedia. Este cambio de modelo llego a la edad adulta podría decirse con guionistas como Judd Apatow, los Farrelly o Paul Freig.

Del ingenio de estos surgió el ultimo cine de comedia que venimos viendo tanto en películas como en series de streaming. Fueron ellos quienes generaron una ruptura, y la risa ahora estaba puesta en personajes de los márgenes que cobraban protagonismo, él “nerd”, él “fracasado” él “perdedor” estaban en el centro de la escena. 

Dice Ezequiel Boetti en su libro Nueva Comedia Americana: “La NCA fue la barbarie que triunfo por sobre la civilización de la comedia blanca y familiar a pura estupidez sandleriana, morisqueta de Carrey y pedos de los hermanos Farrelly en los 90. El forúnculo de incorrección política más acida y revulsiva durante la guerra contra el terrorismo. La cruzada más exitosa a favor del absurdo por el absurdo mismo de Will Ferrell y Adam McKay”. De esta fecundidad creativa nacen muchísimas de las caras que estamos habituados a ver y forman parte del imaginario del cine de comedia, de este semillero forman parte dos figuras que son fundamentales para el film Elf

Elf o la Comedia Navideña.

Elf  (2003) conocida como Elf: El duende en Argentina es una comedia navideña dirigida por Jon Favreau, escrita por David Berenbaum, y  protagonizada por Will Ferrell, y James Caan. En este caso tanto actor y director son hijos naturales de lo que se considera como Nueva comedia americana.

Jean Favreau es un actor, guionista y director estadounidense y conjuga los tres elementos clásicos si se trata de comedía. Un autor que se encarga de todo, escribe, actúa y dirige. Hoy por hoy director consagrado, director de la última serie de Disney, The Mandalorian (2019) dirigió también Iron Man (2008) y Iron Man 2 (2010) que fue su puerta de entrada al universo de los superhéroes y lo consagro como director.

Pero no siempre fueron éxitos para Favreau su ingreso a la industria fue marginal, y a base de ensayo y error logro filmar su primera película. Asumiendo el rol de director, pero sin dejar su faceta actoral realizo un par de comedias, tales como Dos torpes galanes (Swingers, 1996) que lo tuvo como guionista y actor, con relativo éxito. El cambio de estilo llego en el año 2003 cuando le encargaron la dirección de una comedia navideña y familiar esperando pueda aportar su impronta y conducir al gran Will Ferrell.   

Jon Favreau muestra aquí su idea de la comedia, un film en el cual representa una de navidad satírica, dominada por excesos y contrastes. Comienza con un narrador en off y con dibujos en animación que simulan ser las páginas de un libro de cuentos que le otorga el tono fantástico desde el comienzo de la película. La utilización del stop motion y la música refuerzan el tono naif. La producción evito la utilización del CGI y apelo a la perspectiva forzada, la utilización de miniaturas para generar la disparidad.

Uno de los grandes exponentes de la nueva comedia americana es Will Ferrel, el desparpajo que lo caracteriza y por momentos estridente es utilizado en el film de la mejor manera y logra ese contraste entre lo exagerado y lo preciso, entre lo ingenuo y lo absurdo y lleva adelante la historia familiar de la mejor manera. Logro absoluto de Favreau. Buddy (Will Ferrell) es un niño que fue criado entre duendes en el Polo Norte, luego de muchos años y al notar ciertas diferencias (brutalmente obvias) descubre que es humano, y su padre adoptivo le cuenta que su padre biológico vive en Nueva York pero que nunca supo de su existencia. Con esta información Buddy comienza el camino en busca de su padre en la gran ciudad. Una especie de El coming of age navideño e infantil. 

La plasticidad de Ferrel que recuerda a Jim Carrey y colocan al espectador frente a una comedia llena de gags y de contrapuntos, un ejemplo hiper subrayado es la escena en la que Buddy protagoniza una pelea cuerpo a cuerpo con Peter Dinklage.

Si bien es una comedia familiar y liviana, se observa a través de su narrativa una crítica a la sociedad de consumo y a los clishes de muchos films. Vemos a un director cinéfilo que plantea una película orgánica y que apenas pasada la primera media hora nos plantea las tres ideas fundamentales que recorren la película.  A través del código de honor de los duendes y perfectamente dentro de la historia nos sintetiza la obra: 1) Todos los días es navidad, 2) Todos podemos estar en la lista de los buenos y 3) El espíritu navideño está en tanto todos los que canten. En la historia, el padre de Buddy, Walter Hobbs, James Caan, se encuentra en la lista de los malos de Santa Claus, hecho que motiva aún más a Buddy a transmitirle su espíritu navideño. Walter Hobbs representa el egoísmo y el individualismo de la sociedad de consumo. Aquí Favreau realiza una interpretación satírica de la navidad al estilo del cuento dickensiano.

El modelo dickensiano reivindicaba el altruismo, la generosidad, la fraternidad y la bondad, como entregas incondicionales al prójimo, a través de la cuales, el ser humano podía disfrutar de una vida plena. Cuento de Navidad fue escrito por Charles Dickens en 1843 y cuenta la historia de un hombre egoísta y huraño que cambia su forma de ser durante unas frías navidades debido a la visita de tres fantasmas. Con la llegada de Buddy al seno de la familia de Walter Hobbs y corroborada su identidad con una prueba de ADN que realiza un intolerante médico amigo de la familia (cameo de Jon Fravreau) todo se desequilibra, el statu quo se ve trastocado hasta que finalmente el padre se acerca a sus dos hijos y puede alejarse de la sociedad que lo alejaba de su familia y logra redimirse en noche buena. Un film excesivo y absurdo pero elocuente, una nueva reinterpretación de la navidad que ya se ha convertido en un clásico de las pantallas en épocas navideñas.

 

– Acá pueden ver los textos de todos los alumnos del Laboratorio de Críticas –

NUEVO NUMERO DEL LABORATORIO DE CRITICA