Seleccionar página

“Juste la fin du monde” de Xavier Dolan. Por Dulce Báez, Mauro Durán, Pablo Orrego, Damián Rojas y Ethel Speranza

“Juste la fin du monde” de Xavier Dolan. Por Dulce Báez, Mauro Durán, Pablo Orrego, Damián Rojas y Ethel Speranza

Esta publicación contiene una serie de trabajos escritos por los alumnos que han finalizado el Curso de análisis del Film : SABER VER CINE II.

Distintos análisis, críticas y reseñas para compartir con los amantes del cine de autor.

 

———————————————————————————————————————————————————–

“Del teatro al cine”

Reseña escrita por Dulce Baez

Ficha Técnica:

  • Título Original: “Juste la fin du monde
  •         Título Internacional: It’s Only the End of the
  • World.             
  •                Título en español: Sólo el fin del Mundo.
  • Año: 2016.
  • Cert. 13A.
  • Duración: 97 minutos.
  • Género: Drama.
  • Premio: Gran Premio del Jurado del Festival de Cannes, 2016.
  • Estreno: 2017.
  • Dirección y Guion: Xavier Dolan.
  • Protagonistas: Gaspard Ulliel, Nathalie Baye, Léa Seydoux , Vincent Cassel y Marion Cotillard.
  • País: Canadá-Francia.
  • Fotografía: André Turpin.
  • Música: Gabriel Yared.
  • Producción: Sylbain Corbeil, Xavier Dolan, Nancy Grant, Nathnael Karmitz.
  •  

Este largometraje  está basado en la obra homónima del fallecido director francés Jean-Luc Lagarce, dramaturgo y filósofo.

En los primeros minutos del film  Louis (Gaspard Ulliel ) mediante un  monólogo nos relata el regreso de un escritor a su pueblo para visitar a su familia, luego de doce años de incomunicación. Nos dice que va a despedirse, porque padece una enfermedad terminal. Lo embarga la  incertidumbre  del  reencuentro. Sus recuerdos, temores y pensamientos se muestran en  pantalla.

Durante los noventa y nueve minutos del film, Louis no logra comunicarse con su familia, no sabemos cuáles son los rencores que se tienen que perdonar entre ellos, por lo tanto no se enteran que él está muriendo, no logran intimar y sólo la madre le da un tierno y largo abrazo que resume un silencioso perdón.

Es el drama de una  familia disfuncional que no busca conciliación, ni entendimiento, todo enmarcado con el toque autobiográfico de Lagarce. La tensión creciente del drama se fundamenta en los muy buenos diálogos, y las actuaciones de un  elenco multipremiado. Marion Cotillard; Oscar a la mejor actriz por “La Vie en Rose”, Gaspard Ulliel : Prix des Lumieres y novel actor en “Embrassez qui vous voudrez , Léa Seydoux; Palma de Oro por “La Vida de Adele“, Vincent Cassel; Premio César por “Mesrine: Instinto de Muerte” y  Nathalie Baye Premio César a la mejor actriz por “Le Petit Lieutenant.

La trayectoria fílmica de Xavier Dolan; director, guionista, productor, actor y comediante,  seinicia a los veinte años con  “J’ai tué ma mère, en el Festival de Cannes; 2009, donde ganó tres premios en la Quinzaine des Réalisateurs. A partir de entonces realiza un film cada año, por lo que  en Canadá es calificado  como ¨el niño prodigio de Quebec¨.

 

thumb_4710_film_main_big

Mi primer película como hombre

Crítica escrita por Pablo Orrego

Tan solo 10 minutos luego de haber comenzado el film, y ya deseaba salir de la sala. En su más reciente obra, el cineasta canadiense Xavier Dolan nos presenta un melodrama familiar claustrofóbico y asfixiante donde  la monotonía termina por expulsarnos de la película.

En “Juste la Fin du Monde”, Dolan adapta una obra de teatro del dramaturgo Jean-Luc Lagarce. Esta decisión viene como un llamativo cambio de ritmo para un director que, con tan solo 27 años y ya 6 películas en su haber, se había enfocado con la excepción de “Tom en la granja” solo a creación de sus propios textos. Sus éxitos previos le permitieron tomar este riesgo y contar a su vez con el apoyo de actores populares, como Gaspard Ulliel, Marion Cotillard y Lea Seydoux. “Esta es mi primera película como un hombre”, dijo Dolan en una entrevista dada durante el festival de Cannes. 

Sin embargo, este primer paso en una nueva etapa de su carrera fue muy poco imaginativo, evidenciado por la poca variedad de recursos visuales y narrativos que estancaron el tema del film en un pantano de imágenes y sonidos repetidos, que nos martilló una y otra vez un mismo sentimiento.

La imposibilidad de comunicarse del protagonista, que regresa a su casa para anunciarle a su familia que está muriendo y la incomodidad de este grupo disfuncional están presente a través de una cámara atornillada en un primer plano que no se aleja del rostro de los actores, de una tonalidad azul y de líneas de diálogos inagotables, que se sostienen sin cambio hasta la última escena del film. Por lo que si durante los primeros minutos no logras subirte a bordo de esta propuesta, y ya es imposible recuperarse.

La eterna duda sobre si Luis, el personaje protagónico, podría o no decirle a su familia el propósito de su visita, hacia la mitad de la película ya no me interesaba. Los recursos estéticos se iban repitiendo y perdiendo su efecto. Los primeros planos y diálogos constantes eran productivos en un inicio, pero su reiteración hizo sentir al film monocorde y tedioso. Inmerso en la morosidad de una historia poco atrapante, personajes clichés y un tradicionalismo que más que experimental y osado, me parece que la reafirmación sobre la adultez de la que Dolan habló, nos presenta una adultez marcada por lo gris y la ausencia de imaginación.

 

 

juste-la-fin-du-monde-bouleversant-ou-insupportable,M373095

 

 

 “Una película de personajes” 

Análisis escrito por Mauro Durán

Juste la fin du monde” es la sexta película del director canadiense Xavier Dolan. El film esta basado en la obra del dramaturgo y director de teatro Jean-Luc Lagarce. Nacido en 1957 y fallecido en 1995 en consecuencia de ser portador de VIH. El autor repite entre sus obras el tema del regreso a los origines, a lo primitivo, a casa. Lagarce comparte con Dolan la homosexualidad muy presente entre sus obras.

El film aborda una temática de regreso a las raíces, al hogar, a  los aromas, a  lo simple. Lo importante que puede significar quedarse perplejo observando un reloj de pared, un colchón sucio y lleno de polvo , o una ventana que nos lleva hacia un mundo exterior lleno de naturaleza, de recuerdos infancia feliz y perturbadora al mismo tiempo.

 Nuestro personaje regresa después de 12 años a su hogar para informarle a la familia que está muriendo. Desde un primer instante esta noticia se hace casi imposible de transmitir al encontrar un grupo familiar con el que no se puede dialogar.  El habla se dificulta dentro de esas 4 paredes.

Entre los personajes principales encontramos a Louis (Gaspard Ulliel) interpretando a nuestra principal figura del film. Encarnando al joven enfermo con una carga emocional fuertísima, una angustia que traspasa la pantalla y emociona al espectador al ver y sentir por todo lo que pasa en esos últimos días. Catherine es la cuñada de Louis, su mayor confidente. Interpretado por una genial Marion Cottilard, la persona que más lo entiende. El genero dramático le calza de manera perfecta a la actriz como en  la magistral “La Vie en Rose”  biopic sobre la cantante Edit Piaf. Y así Cotillard sostiene otra de las grandes interpretaciones del film.

Antoine (Vincent Casell) es el hermano mayor de Louis, un personaje irritante, terco, violento. Desde un primer momento hace difícil la estadía de Louis en la casa. Reprochándole todo el tiempo que se había ido y los había abandonado, cuestionándole para que había vuelto. Según él la presencia de su hermano no era necesaria, por eso lo acosa  le preguntándole todo el tiempo para que regresó. Eso también muestra una constante tensión sexual entre los dos hermanos, algo que nos deja una duda acerca de lo que pasó entre ellos en aquel lejano pasado, algo que nunca es revelado a lo largo del film 

También encontramos en el film a la madre (Nathalie Baye), una madre que hace lo que puede con su familia. Apenas lo que está a su alcance. Trata de calmar las aguas pero se dificulta mucho ya que el problema en esa familia es complejo y viene desde hace mucho tiempo. La hermana (Lia Seydoux) es una artista frustrada, que por motivos que desconocemos esa faceta de su vida quedó en un segundo plano y nos da a entender que nunca fue explotada al máximo. Después de Catherine es la persona que mas entiende y resguarda a Louis.

Es una película de personajes, cada uno de ellos nos cuenta algo, son personajes que tienen mucho para decir. Caracterizados a la perfección por un gran reparto actoral. En una de las escenas el personaje principal de la película se acerca a un colchón y huele su aroma volviendo al pasado, recordando gratos momentos con su pasada pareja. ¿Qué poco sentido puede tener para algunos observar un objeto inamovible en una pared?, pero para otros significa/ significo algo importante. Puede ser lo más hermoso y placentero del mundo, aunque sea por un instante.

Como espectadores a lo largo de la película vamos viendo que en esa casa ya no se puede hablar, ¿tiene sentido entonces contar que es lo que le esta pasando, porque decide volver después de 15 años al lugar que lo vio crecer? Pasada la hora del film ya podemos notar que su misión se verá frustrada, lo mejor va a ser que su enfermedad sea su mayor secreto.

La película transcurre en no más de 3 escenarios, casi la mayoría del film dentro de la casa de Louise. Todo sucede ahí, en un lugar cargado de recuerdos.  En cuanto a lo técnico la fotografía de la película es impecable, la cámara nos genera incomodad con primeros planos de los personajes. Llegando a ahogarnos de carga emocional y suplicando que ese mal momento termine.

El soundtrack  puede ser interpretado de dos formas: o esta totalmente fuera de tema o la intención del director es descolocarnos y llevarnos a un instante un poco feliz, entrando a nuestra cabeza con un sonido pop alegre que poco tiene que ver con lo que venimos observando.

La película hizo consciente o inconscientemente que me vea reflejado en Louis.  Una familia disfuncional, donde es muy difícil hablar, donde no hay palabras sino sonidos. Me di cuenta que el film me había atravesado justamente por la falta de dialogo y por los idas y vueltas de la familia. Compartir un momento agradable puede ser imposible.

Se esconde todo, hasta que en algún momento algo estalla.

 

 

thumb_5675_media_image_1144x724

“Un intento teatral”

Crítica escrita por Damián Rojas

La nueva película del canadiense Xavier Dolan que con tan solo unos 27 años ha llevado adelante seis largometrajes los cuales ha producido, dirigido y escrito . Después de sus cinco películas “Yo maté a mi madre”, “Los amores imaginarios”, “Laurence Anyways”, “Tom à la ferme” y “Mommy” llega con “Juste la fin du monde” que está basada en la obra teatral de Jean-LucLagarce, la cual cuenta la historia de un escritor que regresa a su ciudad natal tras 12 años de ausencia para anunciar su muerte inevitable.

El film de Xavier Dolan está protagonizado por excelentes actores como Marion Cotillard que ya ganó un Oscar a la mejor actriz con “La vida en rosa” donde protagonizó la vida de Edith Piaf. También se encuentra la actriz francesa Léa Seydoux, Vincent Cassel,  Nathalie Baye, y su protoganista Gaspard Ulliel que vine de realizar “Saint Laurent” y la adaptación de “Hannibal, el origen del mal”. Claramente los cinco actores franceses muestran una trayectoria más que reconocida.

Con respecto a la imagen, Dolan sigue confiando en André Turpin un excelente director de fotografía, el mismo que trabajó la luz de “Tom à la ferme” o “Mommy”, una dupla de trabajo que se repite en varias películas generando los climas que cada película requiere. En este film la luz siempre mantiene una coherencia de principio a fin acompañando el relato y el estilo Dolan.

En resumen, era muy difícil adaptar cinematográficamente la homónima obra teatral de Jean-LucLagarce, ya que tiene claramente una estructura cargada de diálogos y monólogos, o sea conversaciones pensadas para un espacio muy teatral.

Xavier Dolan que es un cineasta que se caracteriza por sus historias familiares de conflicto muy visual, se enfrenta al problema de manejar la obra de un tercero, teniendo todas las facilidades para lucirse por lo que no logra dejar conforme a un gran público. El director decide contar la historia de una forma muy poco dinámica, desaprovechando todos los excelentes recursos con los que contaba para realizar la película, como el casting y la potencialidad de la imagen.

 

 

441236

 

“Una historia de silencios”

Crítica escrita por Ethel Speranza

” Juste la fin du monde” es la última película del joven talento canadiense Xavier Dolan. El film es una adaptación de la obra de teatro homónima del dramaturgo francés Jean-LucLagarce. El texto relata a un grupo familiar que interacciona a través del enfrentamiento, una familia sellada por la imposibilidad de diálogo. El personaje principal, Louis (Gaspar Ulliel), escritor destacado, regresa a su casa luego de 12 años de ausencia para contarle a su familia que está por morirse.

Dolan en su adaptación, concentra la atención en la particularidad de cómo vive y reacciona cada personaje ante ese enorme vacío, apelando al uso de planos cerrados que siguen muy de cerca a cada uno generando una constante incomodidad con planos detalles y secuencias extensas cargadas de sensibilidad visual, como se puede percibir en la destacable actuación de Marión Cotillard (Catherine) y Gaspar Ulliel  donde en una escena tan solo con pequeños planos se construye desde las miradas y sonrisas cómplices, un enorme dolor compartido dejando a la vista sus rostros abandonados  a un dolor profundo.

Es una historia de silencios donde la cámara se acerca casi microscópicamente y sigue a cada personaje , para narrar todo en un escenario donde sólo quedan gritos y reproches, que dan lugar a la nostalgia y el desasosiego, todo contado con una excelente fotografía e iluminación.

 El gran elenco que forma parte del film hace brillar a cada carácter en su peculiaridad: Gaspar  Ulliel, Marión Cotillard, Léa Seydoux, Nathelie Baye y Vincent Cassel.

El film nos deja una sensación de extrañeza como la misma que sus personajes atraviesan en sus estados emocionales durante toda la historia.

 

 

Habilidades

Publicado el

12 enero, 2017