Seleccionar página

“Anthropoid”, dirigida por Sean Ellis by Guille Bruno

“Anthropoid”, dirigida por Sean Ellis by Guille Bruno

“Una página más en el contexto de una terrible guerra”

La Segunda Guerra Mundial. Ese horrible enfrentamiento bélico que conmovió y aterrorizó al mundo. Da la sensación de que ha sido explotado hasta el hartazgo por las producciones audiovisuales. Pero siempre hay alguna historia más para contar, dentro de esa terrible guerra.
En 1942 dos agentes de la resistencia checoslovaca, Jozef Gabcik (Cillian Murphy) y Jan Kubis (Jamie Dornan), planean asesinar a Reinhard Heydrich, el oficial alemán que fue uno de los principales arquitectos de la denominada “Solución Final” para matar a los judíos, un ser despreciable por donde se lo mire. Fueron tratados de locos, de suicidas, y hubo varios intentos para tratar de disuadirlos pero finalmente logran trazar un plan para llevar a cabo su objetivo. Por supuesto, toda la ingeniería llevaría bastante tiempo, y en ese ínterin, deberán hacer todo lo posible para no ser descubiertos,  y por tener los pies bien sobre la tierra,  mientras que, debido a los gajes del oficio, descubrirán otras cosas, como el amor.
“Anthropoid”, una coproducción franco-checa-inglesa es un duro, y crudo relato real basado en una operación homónima, sobre un grupo de hombres que estaban dispuestos a arriesgar sus vidas en pos de cumplir su objetivo, que era el de asesinar a un oficial de alto rango nazi. La filmación es buena. La niebla de la vieja y hermosa Praga bajo los antiguos edificios esconde algo más que la belleza arquitectural de la ciudad. La tonalidad de los colores recuerda a aquellas épocas. Y la ausencia de música constante durante buena parte de la primera hora del film intenta seguramente generar un clima en el que predominan los sentimientos y las vidas de los personajes, antes de llegar al clímax final.
Como toda película ambientada durante una guerra, hay escenas fuertes, bastante fuertes, sin llegar a ser nada muy truculento, pero sin escatimar demasiado tampoco. Si el espectador no es impresionable, podría decirse que son momentos “soportables” y en algunos casos hasta necesarios, ya que muestran literalmente por un lado la crueldad humana, y por otro la desesperación y el límite de la resistencia mental.
Cillian Murphy se está haciendo un habitué en interpretar personajes fuertes, y en su rol como Gabcik da una buena demostración de lo que es capaz. Dornan interpreta correctamente a su amigo cercano. Ana Geislerová y Charlotte le Bon se meten en la piel de las mujeres que acompañan a estos dos hombres en su trayecto. El cada vez más requerido Harry Lloyd interpreta a Adolf Opálka, otra figura clave de la resistencia, y el metódico Toby Jones es el denominado “tío” Hajsky, también una pieza importantisima dentro de la organización.
El asesinato no debería justificarse de ninguno de los dos lados. Pero las guerras son tan inútiles que te obligan a elegir un bando. De todas maneras, más allá de las atrocidades cometidas, el pensamiento que queda flotando es aquel que se pregunta que es lo que lleva a un ser humano a caer tan bajo para tener la necesidad imperiosa de realizar esos terribles actos.
Habilidades

Publicado el

3 enero, 2017