Seleccionar página

“Doctor Strange”, dirigida por Scott Derrickson by Guille Bruno

“Doctor Strange”, dirigida por Scott Derrickson by Guille Bruno
En un templo, un hombre es asesinado por un individuo misterioso y poderoso. Dicha persona roba un ritual de un libro y escapa con el, no sin antes enfrentarse con la hechicera que controla el lugar. La compleja batalla se da sobre unos edificios, que parecen desintegrarse e integrarse nuevamente, mientras ambos usan sus poderes para contrarrestarse. El ladrón logra escapar.
Stephen Strange (Benedict Cumberbatch), es un reconocido neurocirujano. La humildad no es una de sus virtudes. Pese a querer exhibir a veces una personalidad simpática, el egoísmo y egocentrismo terminan siempre apoderándose de el, y no tiene problemas en hacérselo saber a los demás. Un día, mientras manejaba su auto y recibía llamados de posibles casos médicos, sufre un terrible choque. Este tiene consecuencias graves para su cuerpo, ya que le afecta severamente la motricidad fina en las manos. Los insultos, lamentos y enojos del caso, no lo ayudan demasiado a Strange a superar la situación, pese a que consulta a los mejores especialistas y va recuperando algunas funciones. Cuando está a punto de tirar todo por la borda, conoce  a un hombre con el mismo inconveniente, que logró salir adelante, curándose definitivamente, y le dice que la solución está en un complejo en Katmandú, Nepal. El doctor se dirige allí, con más incertidumbre que seguridad, sin saber que ese viaje cambiaría su vida para siempre.
“Doctor Strange” es un audaz film de superheroes, uno más del Universo Marvel, que viene haciendo bien los deberes, presentando en este caso a un personaje más original si se quiere. Y además de original, terrenal, egoísta, fanfarrón, pero al mismo tiempo ingenuo y no consciente del poder que puede llegar a alcanzar, algo que otros héroes adoptan con más facilidad.
Los efectos, con o sin 3D, son muy buenos, tanto en las escenas de acción, como en los momentos en los que se ven otras dimensiones o persecuciones a través de terrenos que parecen desintegrarse.  El ritmo de la película es muy bueno, y no todo es vertiginosidad, sino que las escenas en las que se va desarrollando la historia de los personajes están muy bien logradas. Y hay un valor importante que las valoriza aún más: El humor. Si, es constante dentro de las conversaciones encontrarse con bocadillos graciosos, rápidos e ingeniosos, que enriquecen y dinamizan las secuencias.
Las actuaciones, buenas. Cumberbatch demuestra que puede pasar de ser un Sherlock Holmes moderno, a tratar de acabar con los nazis, a representar a este particular Doctor. Si bien quizás no tenga pinta de superhéroe, se mete muy bien en el papel, demostrando una naturalidad en sus cualidades y defectos ya mencionados, mientras trata de madurar de a poco. El metódico danés Mads Mikkelsen interpreta a Kaecilius, el discípulo “villano” del film, redondeando una buena actuación. Rachel Mcadams hace de Christine Palmer, una colega de Stephen, en un rol quizás un poco más pequeño y secundario de lo que estamos acostumbrado a verla. Chiwetel Ejiofor hace una representación de una versión particular del personaje de Mordor, siendo un asistente y guía de Strange a lo largo de su transformación. Una caracterizada Tilda Swinton, interpreta a la ancestral líder de la organización que ayuda al Doctor. El personaje original era masculino pero la reconversión femenina termina siendo muy buena. Completan el “casting”, Benedict Wong, representando a un personaje sabio que lleva su apellido homónimo, y un si se quiere algo avejentado Benjamin Bratt, perdido un poco de vista tras varias apariciones en films de los años 90, que hace del hombre que sufrió el accidente similar al de Stephen y logra recuperarse. Y por supuesto, el “cameo” del eterno Stan Lee, no podía faltar.
En la vida real, la fuerza interna del cambio radica en nosotros. Es cierto que la mala suerte puede existir, pero lamentarse por lo que pasó, o querer decirles a todos lo fantástico que somos no sirve de nada. Es esa fuerza la que puede lograr que una persona cambie, y solo es necesaria la confianza interna y la solidaridad, esos items que en otros mundos pueden verse representados en forma de super poderes, y que aquí a veces solo alcanza con tener la voluntad necesaria para el cambio.
Habilidades

Publicado el

3 enero, 2017