Seleccionar página

“Elephant” de Gus Van Sant by Guille Bruno

“Elephant” de Gus Van Sant by Guille Bruno

“Crónica del proceso hacia una terrible masacre”

Parece ser un día como cualquier otro. Copiosas y oscuras nubes se esparcen por el cielo, quizás presagiando lo que ocurrirá, que poco tiene de alegre. Por el momento solo se escuchan risas, y la rutina sigue como todos los días. Estamos en Portland, Oregon, y el escenario que nos concierne es la Secundaria Watt, en donde dos jóvenes, vestidos con ropa militar, que se creía que era normales, arruinarán el destino de miles de personas, y el suyo propio.
“Elephant” es un fuerte film, que es uno de los primeros que se mete en el tema de las matanzas escolares, tomando como referencia en este caso a lo sucedido en Columbine en el año 1999. La película está filmada en parte, con planos largos secuenciales, que captan las acciones de distintos estudiantes de la mencionada secundaria, mientras van haciendo sus vidas sumergidos en una normalidad “aparente”.
¿Y por qué es “aparente” esa normalidad? Porque lamentablemente nos hemos acostumbrado a ver casos de adolescentes que sufren acosos por parte de sus compañeros, debido a su aspecto físico o su forma de ser, que muchas veces derivan en la depresión o aislamiento del acosado, sintiendo que no encaja en aquellos grupos que parecen exitosos o populosos, cuando en realidad lo que importa es la personalidad interna de cada uno.También es muy frecuente lo que sucede con chicas que por querer cuidar su figura al máximo, terminan decayendo en enfermedades alimenticias como bulimia o anorexia. Y por supuesto también están aquellos que parecen vivir internamente una vida normal, pero tienen ciertos problemas familiares que los aquejan. Y además, en esta edad, también está el tema de la sexualidad, asunto candente, si los hay.
Incluso antes de que el infierno se desate, toda esta problemática aparece reflejada durante el largometraje, que por supuesto se ve eventualmente eclipsada en pos del hecho mayor, que es la masacre.
De todas maneras, hay una relación, con las cuestiones recién mencionadas, y el ataque. Porque aquí hay de mínima un problema muy severo de crianza, de educación, de valores, Nadie entiende que lleva a un par de jóvenes a asesinar a sus compañeros y a las autoridades de su colegio, como si fuera un videojuego de disparos. Solo ellos saben que pasa por sus cabezas y que los hizo cometer semejante acto bestial. Podrá haber sido un cúmulo de razones, puede ser que se hayan sentido hastiados por todo lo que estaba ocurriendo en sus vidas, pero de todas maneras da la sensación de que hay un problema de origen ya que cualquier persona razonable sabe, que por mas hartazgo que pueda tener un muchacho joven con la sociedad, la solución está lejos de que sea dispararle a la gente.
La música termina teniendo un papel importante. Sobre todo la pieza “Fur Elise” de Beethoven. Y podrían desprenderse dos interpretaciones, sobre todo teniendo en cuenta, que dicha composición, es tocada por uno de los chicos asesinos, y también porque la canción suena en un momento en el que aparecen las sombrías nubes: Por un lado, el tema de lo tétrico, y el terror que produce todo lo que sucede, que bien puede estar representado en varios acordes del tema. Y por otro, también está el asunto del destino y las decisiones. Porque el joven que tocaba la pieza lo hacía de maravillas, y quizás en una “realidad alternativa”, podría haberse desecho de los rifles, y descubrir una bella vocación en la música, como cualquier adolescente normal que explore distintas alternativas en su vida.
“Elephant” ganó la “Palme d’Or” en Cannes y además de ser escrita, dirigida y editada por Van Sant, cuenta con la producción de Diane Keaton.
Siempre nos preguntaremos que es lo que ha hecho mal la humanidad para que sucedan estas cosas. El film data de 2003, pero en pleno 2016 no hay semana que pase, sin que nos enteremos de hubo alguna horripilante masacre en algún lugar del mundo. Ojala que algún día cercano haya conciencia, educación, y que haya un espacio en donde la sinceridad y los buenos valores le ganen a la crueldad y la violencia, para que algún momento el ser humano deje de tropezar con la misma piedra.
Habilidades

Publicado el

26 septiembre, 2016