Seleccionar página

“Ex – Machina” by Guillermo Bruno

“Ex – Machina” by Guillermo Bruno

“Un viaje al mundo de la inteligencia artificial”

Análisis de “Ex Machina”, dirigida por Alex Garland.
El tema de la inteligencia artificial, al igual que muchos otros tópicos de “ciencia ficción” (No tan ficción en este caso) resulta interesante para analizar. ¿Pueden las máquinas pensar, ser creadas para pensar, sentir o “rebelarse” con pensamientos propios?. Mucho se ha hablado y dicho, y distintos films como por ejemplo “2001: A Space Oddyssey” de Kubrick y el recordado HAL, han tratado el tema.
Aquí, en el presente, o e un futuro cercano (No específica), Caleb (Domhnall Gleeson) es un programador en la ficticia empresa BlueBook, que es la sede de uno de los más importantes motores de búsqueda online.
Un día, le dicen que ganó la posibilidad de visitar durante unos días al capo de la empresa, Ethan (Oscar Isaac), que se encuentra en una casa paradisíaca (Que se ubica aparentemente en Noruega, en la vida real, y es en realidad un hotel).
El joven accede y se encuentra con el hombre en dicho lugar. Luego de mostrarle sus modernosos nuevos aposentos temporales, Ethan le explica la verdadera razón por la que fue traído allí: Él acaba de construir una nueva inteligencia artificial, con el cuerpo de mujer, llamada Ava (Alicia Viklander) y quiere que Caleb compruebe si la misma pasa la denominada “Prueba de Turing”, en honor al científico y revolucionario Alan Turing, y dicho test consiste en comprobar si al hablar con dicha IA, el sujeto se da cuenta o no si en realidad está hablando con una máquina. Si no se da cuenta, entonces dicho aparato pasa la prueba.
Ésta es la sinopsis de un film ambicioso, cuyo tema principal es muy abarcativo, pero que comete quizás el error de entrar en la tónica común del muchachito bueno/malo y de lanzar en base a eso una trama de suspenso paralela, que si bien tiene que ver con el tema de la película, se desliga un poco del punto de partida inicial.
Las conversaciones son interesantes, ya sea, entre Caleb y Nathan, y el programador y Ava, mientras el trata de cumplir su objetivo “conociéndola”.
El guión, también de Garland, es correcto, pero da la sensación que podría haber descollado más.
Las actuaciones de los 3 también son aceptables. El hijo de Brendan Gleeson cumple con su parte de “genio buenazo”, mientras que el cada vez más requerido Isaac interpreta bien a un hombre con una mente brillante, pero con una actitud mas bien de “chanta”. La bella Viklander también actúa en buena forma interpretando a Ava.
En definitiva, la cinta presenta los interrogantes mencionados sobre si las máquinas pueden o podrían pensar, o sentir (Y si mas allá de todo eso, nosotros los seres humanos, también “programamos” en nuestra cabeza nuestros deseos y nuestras actuaciones). Lamentablemente, faltaría un poco más de profundidad en la trama, y el desenlace de la misma tiene tintes conocidos.
Con respecto al tema principal, todo puede pasar en este siglo, así que veremos hasta donde nos lleva el vertiginoso avance de la tecnología y las mentes que acompañan dicha evolución.
Puntaje: 6,3 de 10.
Autor : GUILLERMO BRUNO
Habilidades

Publicado el

7 junio, 2015