Seleccionar página

“Eye in the sky” Gavin Hood by Guille Bruno

“Eye in the sky” Gavin Hood by Guille Bruno

“Debemos minimizar el daño colateral”

Análisis de “Eye in the Sky”, dirigida por Gavin Hood.
“Daño colateral”. Esa temerosa e irritante expresión usada por las fuerzas militares o gubernamentales de un país (Preferentemente Estados Unidos o Inglaterra) para referirse a las bajas civiles que podrían ocurrir en una operación de corte militar en territorio enemigo. Siempre hablan de que buscan el “bien mayor”, y que un par de muertes inocentes no opacarían el hecho de los miles que se salvarían gracias a sus acciones.
Cuando la coronel inglesa Katherine Powell (Helen Mirren) se entera de que en Nairobi, Kenia, se encuentran varios objetivos terroristas de alto rango, se pone manos a la obra. Cuenta para la operación con la ayuda del teniente general Frank Benson (Alan Rickman), con dos pilotos de drones, Steve Watts (Aaron Paul) y Carrie Gershon (Phoebe Fox), y con un agente keniano infiltrado, Jamal Farah (Barkhad Abdi), entre otros.
En el momento en el que la misión se ve comprometida por algunos factores como ciertas presencias civiles que no esperaban encontrar, comienza el debate moral, legal y político, sobre si deberían proceder a eliminar a los objetivos violentamente o no, y si lo hacen, que consecuencias tendría esa acción sobre los damnificados, mientras ven que es lo que conviene más, todo puesto desde la mencionada vara del “bien mayor”.
“Eye in the Sky” es un tenso film, que arranca con una cierta parsimonia y que de entrada parece recordar a las decenas de películas que se han hecho sobre la “guerra contra el terrorismo” desde el 11/9 a la fecha, pero que tiene su originalidad propia. Si bien las comparaciones con la cinta “Good Kill”, de Andrew Niccol, parecen inevitables por su cercanía y el tema, el film de Hood (Que cuenta con la producción de Colin Firth) se enfoca más en la parte legal, personal y “burocrática” del asunto, mas que en el aspecto psicológico de los personajes en si.
Y si nos enfocamos en todo ese embrollo político en el que hace referencia la película, vemos la diferencia de opiniones de las distintas personas, que tienen en su manos, el destino, en este caso, de un pedacito de la capital de Kenia. Y por supuesto, dentro de esas opiniones, no solo hay gente seria sino que abundan las ridiculeces y exageraciones propias de funcionarios a los que no les importa mucho lo que suceda o bien prefieren ir directo a la acción.
Si analizamos las actuaciones, de figuras de autoridad Helen Mirren sabe y de sobra y lo demuestra una vez más en su rol como Powell, con una personalidad medida pero directa e inescrupulosa a la hora de acción. El lamentablemente fallecido Alan Rickman (En la versión final del film hay una dedicatoria a él) merecía despedirse con un sólido papel, y así fue, ya que el hombre encara a un firme teniente Benson, que tampoco duda a la hora de tomar decisiones drásticas. El recientemente afamado Aaron Paul sigue añadiendo roles secundarios a su haber, logrando una correcta actuación como uno de los pilotos de drones. Abdi tiene un pequeño pero relevante papel, pero logra demostrar que la nominación lograda en “Captain Phillips” hace un tiempo no fue casualidad. A ellos se le suman algunos actores británicos conocidos como Jeremy Northam o Iain Glen, y el habitué yanqui Michael ‘O Keefe.
“Alguien tiene que hacerlo”. Esa es la frase que suele decir el personal de seguridad. Y está bien que asi sea. Lo que no está bien es que un grupo determinado de hombres y mujeres decidan el destino de ciudades, poblados, establecimientos, y puedan destruir todo apretando un botón. El terrorismo existe y va a existir siempre,  pero seguramente habrá mejores maneras de erradicarlo que ésta. En un momento del largometraje, Frank Benson dice “Nunca le digas a un soldado que no conoce el costo de la guerra”, quizás una de las últimas frases cinemátograficos dichas en persona en un personaje de Rickman. Y si bien eso es cierto, la violencia engendra más violencia, y todo continuará en una historia de nunca acabar, en la que la humanidad será la mayor perjudicada.
Habilidades

Publicado el

26 junio, 2016