Seleccionar página

“Hierba”, dirigida por Raúl Perrone by Guille Bruno

“Hierba”, dirigida por Raúl Perrone by Guille Bruno

“Viaje por un mundo de arte, naturaleza y deseos”

El cine experimental no es para cualquiera. Lo dice su título. Es una experimentación que transciende las reglas de lo convencional, usando técnicas y atributos, que en un cine comercial no están presentes. Y muchas veces, este tipo de películas trata de pasar un mensaje, no siempre fácil de descifrar, y que puede tener diversas opiniones.
En el caso de “Hierba”, todo arranca con el cuadro Le Déjeuner Sur L’herbe de año 1863 pintado por el francés Édouard Manet, cuya versión original mostraba en un bosque a dos hombres conversando y una mujer desnuda mirando pensativamente, y atrás a otra mujer, en lo que representaría una escena de picnic. La obra de Manet no es la única que aparece durante la cinta, ya que también se ven representados cuadros de Monet y Renoir.
En el film, se produce una yuxtaposición por así decirlo, de los actores con los personajes representados en el cuadro. Y, cobran vida. Y es ahí donde comienzan las interacciones. En los 60 minutos de la película, no hay dialogo sonoro.
El estilo de filmación denota un cierto homenaje al cine mudo, con el cuadro de imagen acotado, la escena un poco “sucia” y el sonido del carretel. mientras que las interacciones entre los personajes, también son propias de ese tipo de cine, con gesticulaciones y movimientos exagerados.
La puesta en escena es muy buena, en una película que no está realizada con un gran presupuesto. Es vital en esta cinta, el sonido de la naturaleza y el canto constante de los pájaros, que rara vez cesan mientras los “protagonistas” se adentran en ese mundo de arte y de sensaciones.
Los tópicos que explora “Hierba” tienen que ver con el deseo, con lo sexual, con la reflexión interna, con el descubrimiento de la naturaleza, con la persecución. Llegando a las secuencias finales del film, también hay lugar para lo bizarro, ya que los acordes de la música cambian progresivamente hacia tonos de cumbia y rock, creando un clima difícil de analizar. Pero, de eso, también se trata lo experimental.
Quien suscribe esto no cree que el film haya sido tedioso. Pero tampoco sería ilógico que alguien piense así. De todas maneras, es cuestión de sentarse, y ver un tipo de cine diferente al que muchos deben de estar acostumbrados. Y abrir bien los ojos, para descubrir un mundo cinematográfico particular cargado de significados a veces lógicos, a veces no tanto, pero que cada uno puede ir descifrando mientras transita por esa nueva experiencia.
Habilidades

Publicado el

3 enero, 2017