Seleccionar página

“El sabor de los cerezos” Abbas Kiarostami by Guille Bruno

“El sabor de los cerezos” Abbas Kiarostami by Guille Bruno

“No abandones el árbol de las cerezas”

Análisis de “Ta’m-e gīlās” (“El Sabor De los Cerezos”) dirigida por Abbas Kiarostami.
El Sr Badii (Homayoun Ershadi) es un hombre solitario que pulula por la ciudad de Teherán, en su viejo coche, buscando a alguien que lo ayude en la realización de una decisión drástica. Las distintas personas con las que se encuentra, demuestran una inusitada confianza hacia el hombre, siempre con el reparo lógico de la presencia de un desconocido, pero accediendo al mismo tiempo a escuchar la propuesta del mismo. Algunos lo respetarán, otros lo cuestionarán, y habrá alguien que buscará tratar de hacerle cambiar de opinión. Badii escuchará todos los argumentos, hasta encontrar a aquel que coincida con su pensamiento, mientras él mismo realizará sus propias reflexiones profundas.
El reflexivo film de Kiarostami, ganador de la Palme D’or en Cannes en el festival de 1997 analiza temas como la soledad, la desesperanza, la depresión, el suicidio y esa sensación de querer ponerle fin a todo. En contrapartida, lo que se vislumbra en algunos diálogos (Muchos de ellos de corte monologal) y escenas es la representación pictórica de los paisajes como forma para entender la belleza de la vida más allá de los problemas personales, mostrando la riqueza de los mismos como una fórmula que pretende lograr cambiar la mente de un hombre muy determinado. Algunas de esas mencionadas charlas tomarán un corte religioso y filosófico devenido en las creencias personales y sobre todo en la negatividad del suicido como opción para terminar todo, comprendiendo lo que sufre el prójimo, pero sabiendo que la vida puede continuar pese al sufrimiento.
El estilo de filmación nos muestra una cierta cantidad de tomas largas, y un buen número de primeros planos y planos detalle, enfocándose mayoritariamente en Badii, pero que también se presenta en los otros personajes. Además, debido quizás a la situación que se presenta, hay como una cierta carencia de emoción en el rostro de los personajes a medida que la acción se va desarrollando, ya que de todos modos las rutinas de los transeúntes con los que se encuentra Badii, no parecen ser del todo alegres.
Las actuaciones son correctas, todas en pos de la circunstancia que se va dando. El final es respetable, algunos estarán de acuerdo con él, otros no, pero tiene su peculiaridad inusual. Quien suscribe esto hubiese preferido algo más directo, pero son opiniones.
Todo el mundo tiene problemas con los que convive diariamente. Algunos serán más graves que otros, y algunos podrán ameritar pensar decisiones de las que no se vuelve. De una manera u otra, nunca viene de más mirar al cielo, a ese sol que brilla ahí arriba, que muchas veces nos inspira a seguir para adelante un día más.
Habilidades

Publicado el

26 septiembre, 2016